Historia de una ola.

Las olas. Necesarias para cualquier sesión de surf. Tan importantes para el surfista y a la misma vez tan desconocidas. ¿Te has parado a pensar alguna vez de dónde vienen las olas? ¿Cómo se forman? ¿Por qué cambian de tamaño y forma?

Una ola es una ondulación de agua sobre la superficie del mar. Las olas viajan muchos kilómetros por la superficie del mar a velocidades muy variadas hasta llegar a la costa donde mueren. Normalmente, las olas se forman por el viento aunque su historia comienza muy lejos, en el Sol. ¿Por qué el sol?


Porque el sol calienta la atmósfera y varía la presión generando el viento. Cuando este viento entra en contacto con el mar provoca una minúscula ondulación de la superficie que va creciendo en el espacio formando olas mayores (de hasta 10-15 metros) aunque a nuestras costas suelen llegar perdiendo fuerza con tamaños de 1-2 metros.

Además las olas pueden generarse por movimientos tectónicos en el mar causando los devastadores maremotos. En este caso las olas circulan con mayor rapidez hasta 700 km/h y crecen masivamente al llegar a la costa originando los conocidos tsunamis.

Las olas no se limitan exclusivamente en los océanos ya que existen ríos y lagos donde puedes encontrar olas. Un ejemplo de ello es la ola surfeable del Río Eisbach que funciona cuando aumenta el caudal del río y choca con una roca de fondo creando una famosa ola en la ciudad de Munich.



Generalmente los vientos de mayor velocidad e intensidad producirán olas más grandes.

El Swell o mar de fondo es el movimiento de olas que se propaga fuera de la zona donde se ha generado la ola. Por ejemplo si ocurre un huracán o temporal en el medio del Atlántico se crearán olas enormes en ese punto (mar de fondo) que tendrán la fuerza suficiente para llegar hasta nuestras playas localizadas a miles de kilómetros, se diría que el swell llega a nuestra costa.


¿Qué es el periodo? Un dato de interés que te será una herramienta imprescindible a la hora de surfear es conocer el periodo de las olas.

El periodo es el intervalo de tiempo entre una ola y otra. Se mide en segundos y cuanto más tiempo pasa entre ola y ola también hace que acumule más energía y que cuando la ola rompa tenga una fuerza mayor. Cuando el periodo es inferior las olas rompen continuamente y se traduce en olas más suaves normalmente originadas por vientos locales. A la hora de surfear normalmente buscamos periodos superiores a 10 ya que muchas olas seguidas puede traducirse en baños revueltos.

La energía de las olas es otro indicador importante a la hora de surfear. Se mide en kilojulios Kjs, y calcula la fuerza total de la ola teniendo en cuenta el tamaño y el periodo de esta. Es importante ya que una ola de 1 metro con periodo 6 será totalmente diferente que una ola de 1 metro con periodo 12. Como hemos contado el periodo aporta energía a la ola, fuerza y tamaño. Así es que una ola pequeña con un periodo largo puede tener la misma energía que un oleaje grande con periodo corto.


Las olas son nuestro medio, aprende a observarlas y conocerlas. Únete a nuestra próximo Retiro de Surf & Yoga en Lanzarote y comparte las olas con la tribu. Más información aquí.

Entradas Recientes

Ver todo